lunes, 20 de diciembre de 2010

A diez centímetros de ti.

Repaso mis lecciones delante del espejo y me digo que a la larga lo bueno es lo correcto, respiro lentamente y me vuelvo hacia la barra del bar donde tú estás. Y tú que te conoces el mapa de mi alma ¿no sabes que hay un mundo detrás de mi mirada? Sabes abrir mis puertas preguntándome si todo va bien o todo va mal. Y aquí es cuando tus ojos me dejan desarmada, rompiendo en mil trocitos mi parte más exacta, se cae mi teoría convertida en un montón de palabras que vuelven solas a casa. Los años que pasaron pesaron tantos siglos, en lo que dura un beso mi tiempo se ha invertido. Y mira si soy tonta que ahora te tendré que volver a olvidar. No hace falta que te jure querido compañero que no debí quererte, sin embargo, te quiero, así que no hagas trampas que sabes ya de sobra cuál es mi debilidad... A 10 cm de ti, a diez años luz de mañana. ¿Qué importan las ciencias exactas si tú y yo somos así? A 10 cm de ti, a diez años luz de mañana. Tu encanto son armas cargas de promesas sin cumplir, promesas maleducadas que el mar borrará al venir, que consiguen que me sienta tan tonta, tan extraña, tan lejos de mí misma, tan cerca de tu alma, rompiendo a la deriva y tan solo encuentro encuentro en medio del agua... promesas maleducadas. Promesas entre mareas, tu nombre y el mío en la arena, promesas bajo condena que el mar borrará al venir.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Underneath your clothes.

You’re a song written by the hands of God. Don’t get me wrong ‘cause this might sound to you a bit odd but you own the place where all my thoughts go hiding and right under your clothes is where I find them. Beacause of you, I’ve forgot the smart ways to lie. Because of you, I’m running out of reasons to cry. When the friends are gone, when the party is over, we will still belong to each other. I love you more than all that’s on the planet moving, talking, walking, breathing. You know it’s true, oh baby, it’s so funny, you almost don’t believe it. As every voice is hanging from the silence, lamps are hangin from the ceiling, like an old lady tied to her manners, I’m tied up to this feeling. Underneath your clothes there’s an endless story, there’s the man I chose, there’s my territory and all the things I deserve for being such a good girl honey.
Eres una canción escrita por las manos de Dios. No me malinterpretes, porque puede que esto suene un poco raro, pero eres el dueño del lugar donde todos mis pensamientos se esconden y por debajo de tu ropa es donde los encuentro. Por ti me he olvidado de las maneras inteligentes de mentir, por ti se me han acabado los motivos para llorar. Cuando los amigos se hayan ido, cuando la fiesta se haya acabado, nosotros permaneceremos el uno para el otro. Te quiero más que a cualquier otra cosa que haya en el planeta moviéndose, hablando, andando o respirando. Sabes que es verdad pero lo gracioso es que casi no puedes creértelo. Igual que las voces cuelgan del silencio y las lámparas del techo, como una anciana arraigada a sus modales, yo vivo atada a este sentimiento. Por debajo de tu ropa hay una historia interminable, está el hombre que elegí, está mi territorio y todas las cosas que me merezco por haber sido una chica tan buena, cariño.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Leones.

Soy un peleón, no puedo con el sol, pero cuidado conmigo: tomo medicación. El lunes, cuesta; el martes imposible sin tu voz. He esquivado un tiro, me han rozado dos. Soy un jugador sin autocontrol, pero con estilo, like a Rolling Stone. Te quedas con mi parte, yo me cuelgo de tu voz. Otra vez bajamos a segunda, amor. Somos bichos raros, lentos y asustados. Nos matábamos tal vez, nos moríamos de ser nadie, los dos a la vez, midiéndonos como dos leones y al final... Dos heridos graves, desperfectos claves, ambulancias, naves.
Foto: Pereza.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Porque ella me lo dijo.

Yo hago el amor con las mentes. Me seducen las mentes. Me seduce la inteligencia. Me seduce una cara y un cuerpo cuando veo que hay una mente que las mueve y que merece la pena conocer. Yo hago el amor con las mentes. Hay que follarse a las mentes. Yo hago el amor con las mentes.
Tan solo quiero que me expliques como vas a ser fiel, cuando yo coja el micrófono y te olvides de el. ¿Quien va parar a tu pasión? ¿Tu razón? De cojón. No conocí a ninguna en ninguna relación. Represento la mentalidad sueca con beca, completamente loco por pecar. No me perteneces, no te pertenezco. Solo cuando aparezco y con mi luz te busco. Te dije “yo te haré soñar”, y soñar está bien, pero de vuelta a la realidad ¿estarás conmigo al 100%? “No sé.” Pues déjame vivir solo mi drama y cuando quieras algo transcendente en la cama, me llamas. Después de aquella bronca cariño se escribe con “K”, fue que aquella noche la volvimos a montar como dos jóvenes y empezó a llover. “Conozco un piso franco” y nos tuvimos que mover. Mi habitación era un jardín botánico y el amor no es matemático, pero hay caricias calculadas y hay versos calculados. Con mi lengua en tu espalda escribí un soneto raro. Afuera la lluvia desafinaba y dentro otra lluvia, pero de confeti, en tu coño estallaba. Mi cuerpo está en tu cuerpo y ¿quién nos separa? 19c52b1valleyquimig Si mi alma nos miraba desde el techo con cara rara. Cuando me escuches, cuando te duches, recordarás aquella lluvia, pero ¿tú? Tú estás mejor en mi memoria, MC's estáis mejor entre el publico y real como esta historia, nuestra línea divisoria. Ninguna mujer tiene dueño.
Bien, sigo esperando el latido del teléfono, todo mi honor en torno a un tono que no sonó. Da igual, llamaron otras, y todas llenas de cosas buenas, pude amarlas sin problemas. Vivo con el alma, el cielo es mi patria y Dios es mi padre y escribiendo rap alcanzo calma. Tengo estos versos que devoran rebaños en mi cabeza como una enfermedad durante todo el año. Tú quieres posar desnuda y yo te retrato, pero no hay verso sensato para tu hermosura. Siempre nos queda el futuro y la duda de si durará, todo está en jugar y sudar. Por eso soy adicto al amor platónico y al placer de la nostalgia cuando estoy solito. Después de todo, sé que nada es permanente y que al impaciente se le olvida la miel del presente. Nada es tan urgente, nena, nada tan importante, nada merece más la pena que el instante que tenemos delante y el siguiente y la oportunidad de hacerlos diferente. Es evidente que ni yo soy Quimi, ni tú eres Valle, es normal que esto falle: a mí me gusta la calle, a ti te gusta el detalle... ¡Joder! No quiero rayarte. Yo tengo esto, lo otro y poco más, y me sobra para darte. También tengo un cerebro cascado y un gatillo atascado, y así ni me aburro ni me enfado. Vengo salido del abismo, entiende que me cueste volver a creer en mí mismo. Es la antigua postura ambigua del hombre que conoce la belleza y sus redes , el éxito y las mieles. Una mujer infiel yo sé que huye de una cárcel, otra película es cuando el infiel es él. No sé, con las personas es difícil. Machos y hembras, blancos y negros, yo vine a ser gris. Bien, como ya sabrás rimo palabras y eso es todo coño, ahórrate ese puto protocolo. Ven si tienes planes o tetas como flanes, ven si aún no sabes cuanto vales, ven si él te subestima, podemos enseñarle a llorar: soy un mártir, no un santo y, por supuesto, te quiero follar. Se se acabó el verano, todo ha sido un juego, espero que os hayáis divertido y que entendáis que si alguna vez me creí el mejor fue porque ella lo dijo y da igual lo que digáis en rap.

Escucha esta canción en Spotify.
Foto: Fotograma de “No te fallaré” (Quimi y Valle).

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Todo aquello que esperabas de mí.

Apareciste sin saber quién era, entre preguntas sin contestación. Fue suficiente para abrir la puerta y que se descorchara un pobre corazón. Y entre cafés y palabras, se forjan historias, se juntan caminos, se abre el telón. Le diste luz a mis prados, calor a mis manos, cobijo a mi llanto, mi respiración. Tú perdonaste cada gesto rancio, siempre me diste otra oportunidad. Si fui un cretino, miraste a otro lado y te acercaste si empezó a nevar. Me diste una bofetada si derramé la ceniza, si usé mi tendencia a ser egoísta. Preferiste callar, compartiste mis miedos, pagaste la cuenta aunque pillaras tus dedos. No sé cómo agradecerte tu voz, ya sé que no siempre supe estar yo, no sé si algún día fui todo aquello que esperabas de mí. No sé si sabes lo que eres para mí, si tal vez logras hacerte un poco feliz, no sé si algún día seré todo aquello que esperabas de mí. Aprendí lo que era la amistad, que incendiarse también es vivir, que es tan bello aprender a llorar y que “escuchar” es mucho decir. Si pudiera arrancarme un pedacito del alma por ti...
Foto: Harley Viera Newton.

martes, 14 de diciembre de 2010

De la noche a la mañana.

Nos conocimos aquí. Tú me lanzaste hacia el centro de tu diana de intenciones disfrazadas y ahora va pagando mi alma, de la noche a la mañana. Fue como un beso de amor, la mordedura en el cuello me quemaba, la condena comenzaba por los siglos de los siglos de la noche a la mañana. Nadie lo supo jamás, pero inyectaste el veneno del que ama y me hiciste tu esclava, y ahora, va pagando mi alma de la noche a la mañana. Todos los besos que doy llevan tu nombre y tu marca, que de flor en flor pasa malherida, enamorada. Y no descanso de noche, vuelvo a casa de mañana y mis amigos preguntan “pero niña, ¿qué te pasa?”. Voy ahogando mi pena de la noche a la mañana.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Tú.

Aún pienso en ti. Cada mañana te busco pero no estas aquí, me desespero, yo ya no puedo vivir así. Me pregunto donde estás, quiero que sepas que aún pienso en ti, me llevas loco, mujer, y te quiero junto a mí. El perfil de tus labios es similar a la arena, color crema, es más que un desear, más que una idea, un simple parpadeo airea tu melena, ella es mi sirena, yo soy su marea. Es la cera de una vela posada sobre mi espalda, presiento escalofríos, sueño su mirada. Sus pasos hechizan y danzan entre palabras, dejando atrás suspiros huyo de la añoranza. Todo parte de la misma raíz, mi corazón fue cual tapiz y en el atisbo de un te quiero. Poder tocarte es sinónimo de éxtasis y estar así me hace feliz, firmado tu pasajero. Llévame donde la luz sea continua, donde el mar llore angustiado preso de mis ilusiones, hazme ver en tu regazo de luna y déjame morir cansado adornando corazones. Ni te imaginas cuánto te echo de menos. Tengo miedo de sufrir cada segundo de tu ausencia, que son páginas que inundan tu fragancia y me condena a vivir preso en la cárcel de la distancia. Pero aún así sonrío, crío mi lamento al ver tu sueño como un crío al oír tu voz. Es un tópico decir un “te quiero”, pero rezo para poder verte sin creer en Dios. Y es que estoy hasta los huevos de que nada salga bien, de soñar constantemente con acariciar tu piel, de no poder sacarte de mi mente ni un instante, firmaría hasta mi muerte por tenerte aquí delante. Un segundo para respirar tu aire, ofréceme un suspiro y me habrás dado mas que nadie: ¿lo entiendes? No espero que me estés agradecida, gracias a ti, princesa, por endulzarme la vida. 
Eres la cosa más bonita que existe en el universo, mi verso es un preso de tus besos en los que me pierdo. Ya no recuerdo como era vivir sin ti, tía, si cada noche tu respiración quiero sentir. ¿Y cómo no te voy a querer con esa cara? Ven, acércate a mí y apaga esa lámpara. Cada noche yo quiero volverte a ver para besarte mucho como si fuera la última vez. Ahora quiero estar contigo y lo demás no importa, baja la ventana, cielo, y cierra la puerta. Eres lo único que quiero tener y mi mayor placer es verte al amanecer. Adivina, estoy enamorado, tengo los síntomas y es que me muero por besarte el cuello. Soy un don nadie pero nadie va a quererte más que yo. Quiero ser tu única necesidad y el no poder me devuelve a la realidad y me deprimo, si anoche no se me arrimó vámonos al piso que me voy a poner to' fino.
Dicen que el amor imposible tiene su gracia, pero el no tenerte a mí solo me da rabia. Solo contigo me reí de esa manera, y sin ti dudo que vuelva a ser el que era. Solo tú me hiciste llorar tanto, solo tú eres la princesa de mi cuento y me doy cuenta de cuanto te necesito. En mi destino, tu nombre está escrito. Eres mi religión, eres mi magia, siempre que te miro tu sonrisa me contagia. Eh, te digo esto mientras me trago el orgullo, si quieres tíralo pero mi corazón es tuyo.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Píldoras.

Amanecí tumbado al sol con un cigarro en el colchón quemando el hueco que dejaste al ir. Este café no sabe igual, no hay nada con lo que mojar las ganas de tenerte siempre aquí como el doctor que cura el miedo y me inyecta una poción sin interés. Puedo aprender a ser vulgar, puedo beber hasta morir, al fin y al cabo todo tiene un fin. Debo aprender, debo aguantar, debo ser alto y fuerte, inteligente, humilde, educado y suerte. Si puedo seguir, puedo aguantar. Puedo decir que esta locura duele solo a veces. Como un viaje sideral, alimentándome de píldoras tan mágicas, insípidas. Como un ser tan celestial que me hace ver que existe algo más porque vivir, por encontrar... y yo creyéndome el centro, el epicentro de esta tierra.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Hemicraneal.

Deja que la lluvia acaricie tus párpados y que la humedad se clave en tu sien. Deja que esta noche tus pies anden descalzos, no los pares si empiezan a correr. Deja que el deseo por una vez se cumpla. Deja que el silencio te susurre otra vez. Deja que tu ausencia en una depresión se hunda. Deja que el niño que llevas dentro vuelva a nacer. Deja que la gente pase a ambos lados sin tocarte y que el neón de la noche se clave en tu piel. Deja que hay en tu mente no pregunte y que no se clave, que ni si quiera hable y que se muera solo por esta vez. Deja que los coches te salpiquen cuando pasen, que mojen tu risa con su puta prisa antes de morder esa manzana envenenada por un jodido martes, que se pregunten qué haces en la calle, que no se den cuenta de ese detalle... Que esto es un paseo como los de antes, en que nadie se busca, nadie quiere encontrarse. Que todo se vuelca en un vaso vacío, que no hay más nostalgia que la de perderse. Si duele un recuerdo, lo cura el olvido. Si duele la cabeza, con hemicraneal vale. Si buscas ayuda, “chungo”: esta noche estoy sólo conmigo.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Cuando te hablen de mí.

Cuando te hablen de mí tú dirás que no fue para tanto, que ahora es mucho mejor, que hace tiempo que me has olvidado. Sabes muy bien que no. Sé que sigues leyendo mis cartas: nadie te ha vuelto a escribir, a tu buzón sólo llega propaganda de restaurantes chinos y algún recibo.
Aún me acuerdo de ti, aunque quiera no puedo negarlo. Los días que pasé encerrado contigo en tu cuarto…
Yo te enseñé a cocinar y tú a mí a ser algo importante, solíamos buscar destino para nuestros viajes en el viejo atlas de tus padres.
Las fronteras han cambiado tanto… Mis cosas ya no te pertenecen y todos estos viejos libros ya no se acuerdan de cómo nos conocimos.
Cuando te hablen de mí tú dirás que no fue para tanto, que ahora es mucho mejor, que hace tiempo que me has olvidado. Sabes muy bien que no. Sé que sigues leyendo mis cartas: nadie te ha vuelto a escribir, a tu buzón sólo llega propaganda de restaurantes chinos y algún recibo.
Escucha esta canción en Spotify.

jueves, 9 de diciembre de 2010

No.

Te dejaste unos pendientes, me dejaste sin respiración y dejamos aparcado lo que había para hoy. 
Te llevaste tus zapatos, me arrancaste el corazón y me lo encontré tirado cerca de un contenedor. 
Me quisiste y me olvidaste, me cambiaste por alguien mejor y sentí que se iba al traste mi proyecto
de color. Me arruinaste la semana, me quedé sin ilusión, nos perdimos el respeto y nos dijimos adiós.
Me dijiste: “se ha acabado, es lo mejor para los dos”, y pensé decirte algo antes del portazo. Te 
dejaste y nos dejamos la ternura en un cajón, y esa noche nos follamos en vez de hacer el amor.
Me dejaste con la palabra en los labios... y la palabra era “no”.
Escucha esta canción en Spotify.